Cuba es linda: Los 10 cayos más deslumbrantes de Cuba

Redacción Exce…
27 March 2020 5:03pm

Un panorama significativo de la naturaleza y el cuidado medioambiental ponen en el turismo cubano los cayos, con su belleza y variedad de posibilidades para un descanso activo en la náutica recreativa.

   Para esta oportunidad, los cayos ocupan nuestra atención. La belleza y variedad de paisajes ponen su manto de belleza indiscutible en estas pequeñas porciones de una Cuba muy natural, donde ahora la prioridad está en el cuidado del medio ambiente.

   Muchos son los viajeros que prefieren estos sitios, e incluso se aprecia en tales escenarios una alta repitencia de visitantes internacionales. Los cayos por tanto, constituyen un Top 10 particularmente especial, debido a que ya se puede decir que aparecen en los primeros lugares del gusto de quienes recorren a Cuba.

   Para nuestra lista de la semana, en materia de cayos, ponemos a consideración los más demandados, más bellos, interesantes y sobre todo visitados, sin demeritar un esfuerzo de varias entidades científicas y turísticas porque esas estancias no dañen tales territorios.

   Como esa relación (turista-naturaleza) es verdaderamente muy frágil, que muchos de estos espacios se aprecien bien protegidos es verdaderamente un mérito, aunque no todo lo respetado que fuera necesario.

   De cualquier manera, los cayos en Cuba tienen un interés sumamente particular expresado tanto en encuestas a los viajeros como por las autoridades del sector.

   En este Top 10 ponemos a la consideración por tanto a: Jardines del Rey (cayos coco, Guillermo, Romano, y otros), Largo del Sur, Santa María, Levisa, Paraíso (Cayo Mégano de Casiguas), Jutias, Sabinal, Caguama, Cantiles, y  Granma o Smith

1.- JARDINES DEL REY (COCO, GUILLERMO, ROMANO, ENTRE OTROS)

   Jardines del Rey constituye hoy uno de los polos de recreo más atractivos de Cuba sobre todo para canadienses, británicos y argentinos, debido a sus características naturales, y el desarrollo de una infraestructura y servicios adecuados a los reclamos del mercado recreativo mundial.

   Ese nombre, Jardines del Rey, devenido marca, agrupa a varios cayos con potencial turístico en el archipiélago Sabana-Camagüey, y tal bautizo se debe al explorador español Diego Velázquez quien entre 1513 y 1514 quiso rendir honores al Rey Fernando el Católico.

   Por tanto, ese nombre resultó la denominación oficial de esos lares hasta principios del siglo XX. Lugar abandonado, solo frecuentado en su momento por carboneros y pescadores con asentamiento temporal se conformó en lugar ideal para unas vacaciones perfectas.

   Y también fue lugar inmortalizado por el escritor estadounidense Ernest Hemingway en el libro “Islas en el Golfo”. Pero se trata de un conjunto de cayos que tienen mucho colorido.

   Cayo Coco es el principal eje de la zona, cuyo nombre se debe al pájaro Coco o Ibis del bosque, blanco y de pico curvado.  Pero por el lugar también aparecen los cayos Guillermo y Paredón Grande, incluidos en los planes de desarrollo turístico con una potencialidad de hasta 22 mil habitaciones.

   Cayo Coco es la cuarta isla en extensión del archipiélago cubano, con 370 kilómetros cuadrados y 22 kilómetros de playa. Cayo Guillermo cuenta con 13 kilómetros cuadrados y casi seis de playas entre estas Pilar con la mayor duna arenosa del Caribe (15 metros de altura), dicen los partes oficiales.

   Paredón Grande, el otro cayo del lugar, dispone de ocho kilómetros de playas en sus seis kilómetros cuadrados y el cuarto en relevancia es Antón Chico.

   Por esos lugares se distinguen más de 200 especies de aves, simbólica el Flamenco Rosado, y una flora con alrededor de 385 especies, dentro de ellas 28 endémicas.

   Las playas son el principal atractivo del lugar con una suma de 38 kilómetros en extensión, y pese a ser estrechas, sus aguas son cristalinas y los fondos bajos.

   Este polo se opera de conjunto con la provincia cabecera nombrada Ciego de Ávila, en tierra firme.

   En años de explotación turística de este polo (desde noviembre de 1993) se aprecia una espiral creciente de su desarrollo. Ya en diciembre de 2008 las autoridades del lugar contaron desde la apertura del lugar a más de dos millones 100 mil visitantes extranjeros.

   Favorecen los encantos de la cayería, la posibilidad de llegar al lugar sobre todo por un moderno aeropuerto inaugurado en septiembre de 2002 con tres mil metros de pista, capaz de recibir a todo tipo de aviones y una terminal para 600 pasajeros por hora, con salón VIP, tiendas de suvenires y diversos salones, además de información turística adecuada.

   Otra vía de acceso, es mediante una unión terrestre nombrada en Cuba “Pedraplén”, con 17 kilómetros de largo.

   Los cayos cuentan con lugares de recreo como el Sitio La Güira, Cueva del Jabalí, Cayo Mortero, La Silla, Club del aire, Tren turístico en Cayo Coco y Guillermo y motos, entre muchos otros encantos, buceo y excursiones, muchas de ellas en barcos, catamaranes y otras embarcaciones, o terrestres en ómnibus y minitrenes o coches de caballos.

   Además, desde este punto del país los turistas pueden contratar excursiones de uno o varios días para conocer las ciudades cercanas, u otros polos de recreo cubano.

   Por demás, el lugar opera con un Centro SPATALASSO con tratamientos de calidad de vida, recuperación de dolencias, atiestress y otras posibilidades, en un lugar con una vista maravillosa del mar y atención sumamente profesional.

   En este polo recreativo organizan anualmente dos eventos de mucha clientela como son el Torneo Internacional de Pesa Deportiva en octubre y el Festival Jardines del Rey en diciembre.

2.-CAYO LARGO DEL SUR

    Cayo Largo del Sur fue en su momento un rincón apartado de Cuba. Dotado de un colorido particular, sus playas y escondrijos significaban un espacio digno para el turismo y la protección ambiental.

   Como paraíso terrenal, la recreación marinera destapó una moda de visitar este Cayo, y constituir un privilegio particular que con el tiempo transformó ese destino en plaza ideal para viajeros en busca de silencio, intimidad y bellezas naturales.

   Ubicado en la porción sur-occidental cubana, tiene historia, magia y un futuro por delante que quieren depararle las autoridades turísticas, sobre todo de parte de elementos como la fotografía sumergida, los paseos, y las vacaciones más activas posibles.

   Su bautizo se debe a su forma geográfica alargada, como parte del Archipiélago de los Canarreos en su extremo Este, y el más grande de un grupo de los Jardines y Jardinillos conocidos en su momento por los exploradores españoles.

    Se trata de un escenario muy llano, sin alturas notables, con unos 50 pies sobre el nivel del mar y una superficie de 38 kilómetros cuadrados, con 27 kilómetros en su porción más larga.

   Los historiadores reseñan que al Cayo no es necesario crearle una historia para el turismo, pues tiene su propia trayectoria. Documentos señalan que exploraciones arqueológicas ubican tres puntos con la presencia de instrumentos elaborados a partir de caracoles.

   El Grupo Empresarial de Náutica y Marinas Marlin tiene en sus planes una expansión de las actividades recreativas marineras y nuevos proyectos sobre todo vinculados con el buceo y en particular con el Cayo

    De ahí el entusiasmo de la dirección de Marlin en Cayo Largo del Sur,  que comenta la incorporó a sus planes a la Marina Cólony, del próximo hotel de igual nombre, en la Isla de la Juventud, Archipiélago de los Canarreos.

   En particular en Cayo Largo todo comenzó como industria a partir de 1982 luego de un inicial Hotel Isla del Sur y un servicio incipiente de marina.

   Precisamente, esta entidad significó principal pilote para la realización del Evento Internacional de Fotografía Subacuática Fotosub.

   Además, Cayo Largo cuenta con un proyecto de protección de las tortugas marinas, y otro en el Cólony de cuidado del pez Manatí, al que incorporan a los turistas, con la finalidad de unir la industria recreativa con el cuidado del medio ambiente.

   En particular destacan en el Cólony, su proyecto integrador que  incluye cada año a 300 estudiantes de Estados Unidos y el Reino Unido, que llegan allí para bucear y realizar tanto actividades científicas como ambientalistas.

   Marlin de Cayo Largo trabaja de conjunto con el Centro de Estudios Marinos de la Universidad de La Habana y el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, para esos fines proteccionistas.  Por año en el Cayo se realizan más de 41 mil inmersiones, para potenciar al buceo.

   El aeropuerto internacional de Cayo Largo recibe vuelos directos desde Milán, Roma (Italia), Toronto y Montreal (Canadá), y en temporada alta turística (noviembre-abril), llegan viajes desde Buenos Aires (Argentina).

   Y tales infraestructuras y bondades colaboran en un escenario con mucha historia, lugar de recalo y ataque de piratas, con nombres como Don Hawking, con un primer viaje a estos lugares en 1565.

   O los conocidos  franceses Jean Laffitte y Latrobe por aquellos años de 1819, o el propio Pepe el Mallorquín, corsario o pirata pinero de 1820, entre muchos otros, hasta el punto de hablarse de un tesoro aún no encontrado.

   Para 1976, Cayo Largo del Sur –luego de muchos trasiegos e incluso dedicarse a escuela de pesca- pasó a ser parte de la Isla de Pinos, y se decide convertir el lugar en un centro turístico.

   El 24 de febrero de 1982 Cayo Largo del Sur  mostró un Hotel nombrado Isla del Sur, aún se conserva, con 71 habitaciones, una piscina y otras instalaciones, la génesis de una espiral ascendente que en la actualidad se puede apreciar en el lugar.

3.- CAYO SANTA MARIA

   Cayo Santa María, en la región centro-norte cubana constituye la más reciente propuesta del turismo cubano, moda bien justificada, debido a sus bellezas e infraestructura.

   Ese escenario completa una serie de nuevas propuestas de las autoridades turísticas del archipiélago cubano, que apuntan más bien a modalidades de recreo vinculadas con la naturaleza, los deportes, y la apreciación de las bellezas en descansos de manera activa.

   La belleza de los paisajes cubanos, tienen el valor añadido de una variedad que incluye conocer tradiciones gastronómicas, por ejemplo, la vida de las familias rurales o de los pescadores y comprender de mejor manera la existencia en esta isla.

   Precisamente, una de las preocupaciones fundamentales del gobierno, está en la protección medioambiental y en presentar al mercado turístico internacional lugares hermosos, pero a la vez en consonancia con los reglamentos de una cultura verde.

   Cayo Santa María constituye en la actualidad, uno de los puntos de recreo más sobresalientes, con muchos viajeros repitentes, sobre todo europeos.

   Paisaje, una infraestructura adecuada y una culinaria que resalta las recetas de la tradición criolla, pero adecuada a los valores de salud como patrones mundiales, caracterizan a este punto de la nación caribeña.

   Si de moda se trata, el turismo también ocupa parte en ello. Sin embargo, apunta más bien a lugares que mucho tienen para exhibir, disfrutar y propiciar el reencuentro, como es el caso de Cayo Santa María, propuesta de una reciente bien justificada fama.

   Un sitio sumamente paradisíaco, con conservación del medio ambiente, y una estructura hotelera y de servicios que sorprende a los más exigentes, en la combinación perfecta de paisaje y comodidades,  impulso adicional de una náutica recreativa de altos quilates.

   Se trata de islotes de arenas blancas y aguas sumamente limpias, característica que acompaña a otros cayos, no menos famosos, de su derredor como es el caso de Ensenachos y Las Brujas, sugestivos nombres capaces de atraer al más escéptico.

   Para llegar al lugar, la manera ideal es a través de un camino sobre las aguas conocido por los cubanos como Pedraplén, de 48 kilómetros, que parte del poblado de Caibarién en el norte de la central provincia de Villa Clara.

   Por si fuera poco, la otra novedad que acumulan estos lugares está en que son los tres únicos islotes cubanos unidos entre sí por viales, obra constructiva destacada por el Premio Iberoamericano Puente de Alcántara debido al respeto del medio ambiente y su largo trayecto desde la Bahía de Buenavista, Reserva Natural de la Biosfera, para estar en los cayos.

   Además del disfrute que propone el sol y la playa son sitios ideales para el buceo, el snorkeling, paseos en yate y otras excursiones, pues las autoridades turísticas de esa zona proponen a los viajeros más de 30 opciones recreativas de diferente tipo.

 

   En la actualidad, esos tres cayos, con Santa María como eje y mas reclamado por los visitantes extranjeros, acaparan dos mil 113 habitaciones en cinco hoteles, de una arquitectura muy acorde con el entorno, símbolo de un auténtico color cubano.

   Completa la propuesta una marina con catamaranes y varios tipos de embarcaciones de donde se parte cada día a favor de excursiones, buceo contemplativo y pesca, otorgando a ese escenario un toque de distinción que muchos seleccionan al tomar vacaciones en Cuba.

   Desde la Bahía de Buenavista el paisaje es sorprendente, lugar considerado Refugio de Fauna con varias especies endémicas, contada la Jutía rata. Esa bahía limita con una amplia barrera coralina y por ese entorno se puede llegar a 500 cayuelos.

   En particular, Cayo Santa María, cuenta con 13 kilómetros de largo y dos de ancho, para transformarlo en el más importante del grupo geográfico, con 18 kilómetros cuadrados, conocido como La Rosa Blanca de los Jardines del Rey.

   Sus playas alcanzan 11 kilómetros, con nombres significativos como Perla Blanca, Las Caletas, Cañón y Cuatro Punta.

   Es lugar de una infraestructura que permite la combinación del disfrute de la naturaleza con las más modernas comodidades de la mano de los hoteles Meliá Santa María (cinco estrellas, 361 habitaciones, Todo Incluido).

   Otras instalaciones son Meliá Las Dunas (cinco estrellas, 925 habitaciones, Todo Incluido) y Sol Cayo Santa María (cuatro estrellas, 300 habitaciones, Todo Incluido).

    Cayo Las Brujas alcanza 6,7 kilómetros cuadrados, con cuatro kilómetros de largo por 1,9 de ancho, refugio de flamencos, iguanas, cangrejos y muchos peces, donde se ubica un aeropuerto de enlace.  

    Y Cayo Ensenachos,  con una imagen virginal y forma de herradura, posee dos playas ineludibles: Ensenachos y El Mégano, con 22 especies endémicas en cuanto a flora y 39 de la fauna, antaño asentamiento aborigen, perfecto recodo para el descanso.

4.- LEVISA

   Cayo Levisa es el nombre de una isla de 250 hectáreas que se encuentra a unos 6.7 kilómetros de la costa norte de Cuba en el Golfo de México, en la provincia de Pinar del Río, que forma parte del Archipiélago de los Colorados.

   Situado sobre la costa norte de Pinar del Río y a solo dos kilómetros de tierra firme, esta pequeña isla (cayo, como se le conoce en Cuba) tiene solamente una extensión superficial de 2.5 kilómetros cuadrados, pero cuenta con una magnífica playa que se extiende por toda su costa norte en una longitud de 2500 metros y con la magia de su relativo aislamiento ya que solo se conecta con tierra a través de embarcaciones.

   A Cayo Levisa se llega en una embarcación desde Palma Rubia (municipio de La Palma), en un agradable viaje que pueden durar alrededor de 20 minutos (hay dos salidas diarias: una a las 10:00 horas y la otra a las 17:00; en el punto de embarque hay parqueo con guardia de seguridad donde puede dejar el auto.

   En Cayo Levisa existe una instalación hotelera, Hotel Cayo Levisa, conformada por 20 confortables cabañas que disponen de los servicios necesarios para garantizar una buena estancia.

5.- PARAISO

   Conocido también como Cayo Mégano de Casiguas por los pescadores de la zona, se encuentra Cayo Paraíso frente al Estrecho de la Florida en la costa del municipio Bahía Honda, provincia de Pinar del Río, a unos nueve kilómetros al noreste de Cayo Levisa y 100 kilómetros al oeste de la ciudad de La Habana.

   Sus atractivos principales son una excelente playa de alrededor de 500 metros de largo, magníficos fondos para la práctica del buceo y snokerling en los arrecifes coralinos muy próximos al cayo, aislamiento y tranquilidad casi total ya que el acceso solo es por embarcación.

   Cayo Paraíso se conoce fundamentalmente porque el escritor Ernest Hemingway solía visitarlo y pasar largas jornadas en el lugar donde se dice escribió parte de su novela Islas en el  Golfo, publicada póstumamente.

6.- JUTIAS

   Cayo Jutías se encuentra en la costa del municipio de Minas de Matahambre, frente al Estrecho de la Florida y al igual que los cayos Levisa y Paraíso forma parte del Archipiélago de Los Colorados.

   Se encuentra a unos 175 kilómetros al oeste de la ciudad de La Habana y el acceso es por carretera construida sobre el mar en una longitud de cinco kilómetros. Tiene una superficie aproximada de cuatro kilómetros cuadrados y una playa de buena calidad de cinco mil metros de longitud en la costa norte, mientras que la sur está cubierta de manglares que enriquecen su entorno ecológico.

   Si es amante del mar, del buceo en arrecifes coralinos pletóricos de fauna marina, de nadar en aguas transparentes y tranquilas, de unas vacaciones en un entorno casi virgen, tranquilo, sin el bullicio y el ambiente mundano de otras playas y balnearios más populares, entonces Cayo Levisa y Cayo Paraíso es una buena opción.

7.- SABINAL

   Cayo Sabinal , un sitio muy apacible del norte de la oriental provincia cubana de la Camagüey sorprende por la belleza natural de sus hermosas playas vírgenes y sus más de 30 humedales, entre temporales y permanentes.

   Tiene una extensión de 335 kilómetros cuadrados y se encuentra muy próximo y al Oeste de la bahía de Nuevitas, al este de Cayo Guajaba y la Bahía de Gloria. Muy cercano también a la Playa de Santa Lucía, principal destino de la provincia de Camagüey.

   Bañado por las aguas del océano Atlántico, en los mares de ese maravilloso paraje de la geografía caribeña se pueden observar disímiles embarcaciones que  navegan por el canal viejo de Las Bahamas o el canal de Carabelas.

   También suele llamársele “Isla de Sabinal”  y está separada de tierra firme por esteros, bahías y ensenadas.  Debe su nombre a la sabina, una especie de sándalo o enebro que crece en ese lugar.

   Desde las hermosas playas de ese  cayo, perteneciente al archipiélago  Jardines del Rey,  se puede emprender una excusión marítima hasta el Faro Colón, que deviene, desde 1847, punto de guía para los  navíos que navegan por el Canal de Bahamas.

   Desde el aire se distingue un paraíso de cayos y cayuelos generalmente llano y de forma irregular, compuesto por ciénagas y lagunazos.  Por esos mares solía navegar, con su yate Pilar, el prestigioso escritor estadounidense Ernest Hemingway.

   Aunque existe evidencia de la presencia del Fuerte de San Hilario, que se utilizó como torreón y cuarteles para la tropa y la artillería españolas. Según los investigadores su castillo sirvió de prisión de la Clase Militar desde 1831, fecha en que se edificó.

   La vegetación del cayo está compuesta por árboles de atejes, llanas, la sabina, el sabicú, el roble, el ácana, la yaya, Jiquí, cedro y el guayacán (propia de este tipo de ecosistema, adaptada a soportar las condiciones de fuerte sol). 

8.- CAGUAMA

   Cayo Caguama, es un islote ubicado en el archipiélago Jardines de la Reina, al sur de la provincia de Camagüey con una rica flora y fauna. Constituye un paraje dedicado al turismo de naturaleza.

   Se encuentra a unos 50 kilómetros al sur de Santa Cruz del Sur, dentro del archipiélago Jardines de la Reina, constituido por decena de pequeños cayos, este cayo forma parte del conjunto denominado “Laberinto de las Doce Leguas”.

   Tiene 12 kilómetros cuadrados de extensión. En ese litoral sur cuenta con más de cinco  kilómetros de playas de finas y blanca arena, y bellísimos paisajes subacuáticos.   

   En el canto del veril, muy cerca de la costa, hay abundantes colonias de coral negro, gorgonias de gran tamaño, diferentes variedades de esponjas y una fauna marina que abarca la más amplia gama de especies tropicales.

9.- CANTILES

   Cayo Cantiles es el nombre de una isla en Cuba, al noroeste del Mar Caribe que forma parte geográficamente del Archipiélago de los Canarreos y administrativamente del Municipio Especial de la Isla de la Juventud al oeste de Cuba.

   Cayo Cantiles está habitado por una población de monos en estado salvaje, que forma parte de una estación de investigación del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, por lo que algunos también la llaman "Isla de los Monos".

    Se encuentra a tan solo un metro sobre el nivel del mar. No tiene población humana permanente. Se localiza al oeste del Cayo El Rosario, del que la separa el canal del Rosario, al este de Cayo Ávalos y de los Cayos llamados Ron, Ciriales y Ciprey.

   Este como los demás cayos mencionas son sumamente atractivos para los amantes de la naturaleza, el buceo, la náutica recreativa en general, y en los más recientes tiempos para la fotografía submarina.

10.- GRANMA O SMITH

Cayo Granma (en otro tiempo Smith) es una pequeña comunidad pesquera del litoral santiaguero ubicada en un islote localizado al interior de la bahía de Santiago de Cuba, cercano a la entrada del canal que la vincula al mar Caribe.

   Este cayo tiene un carácter diferente a los nueve anteriormente mencionados, pues está en la entrada de una bahía y de una de las ciudades más importantes y pobladas de Cuba, peor refleja la curiosidad de su poblado.

   Esta comunidad pesquera de la ciudad santiaguera, se vincula primero, según consideraciones de historiadores, con la existencia de asentamientos aborígenes en los cauces fluviales de los ríos Paradas, Gascón, Yarayó y Caimanes así como otros sitios ubicados en Churruca, La Estrella, Punta Caracoles y Níspero del litoral costero; de los cuales se deduce que esos grupos indígenas seguro incursionaron en la zona.

   En segundo lugar, la historia siguiente de la localidad está estrechamente relacionada con la propia fundación de la villa de Santiago de Cuba y los consiguientes acontecimientos vinculados a ese proceso.

   Ese fue el caso de los ataques de corsarios y piratas franceses e ingleses en 1538, 1547; de los que se supone que tuvo mucho que ver este sitio dada su aventajada posición geográfica a la entrada de la bahía, al servir de resguardo de los mismos.

   Significativo fue para la historia de Cayo Granma el ataque de las tropas mambisas lideradas por Máximo Gómez, Flor Crombet, Enrique Collazo y Narciso Silva a la guarnición española del caserío de La Socapa durante la Guerra de los 10 años, el 18 de diciembre de 1870.

   Producto de estos acontecimientos, muchos pobladores de La Socapa buscaron refugio en “El Cayo”, momento a partir del cual se habla de un asentamiento poblacional en el lugar, que para 1879 ascendía a 184 habitantes y ya desde 1877 se construía en dicho lugar la Ermita de San Rafael.

   A partir de 1959 el pequeño islote comenzó a vivir una nueva realidad. Entre 1961 y 1964 se le cambia el legendario nombre de Cayo Smith por el de Granma, este último en honor al yate que condujo a las costas cubanas al ejército del líder cubano Fidel Castro en la más reciente contienda.

   En 2002 se estableció un proyecto entre la Oficina del Conservador de la Ciudad de Santiago de Cuba y la Consejería de Ordenamiento Territorial y Vivienda de la Junta de Andalucía para rehabilitar la zona.

CAMPOS- ROSARIO

  Un lugar poco conocido e interesante, fuera de los Top 10 de cayos está en el Refugio Natural de Fauna Cayo Campos-Rosario

   En el archipiélago de Los Canarreos se encuentra una cayería frente a Punta del Este en la Isla de la Juventud, una cadena poblada de hermosísimos cayos o islotes de gran interés ecológico, que se desplazan al este totalmente despoblados, exceptuando cayo Largo.

   Todos ellos constituyen refugio de valiosas especies de la flora y de la fauna, sin menospreciar el elevado valor turístico por las extensiones de sus playas de finas y blancas arenas.

   Cayo Largo forma parte de estos islotes, es un importante polo de desarrollo turístico de alcance internacional con perspectivas dirigidas a la fotografía y pesca submarina, al turismo de sol y playa, al yatismo y diversas modalidades de turismo ecológico con muy buenas y modernas instalaciones hoteleras.

   Las características de los fondos marinos de la plataforma sumergida de estas cayerías, asociada a una exuberante vegetación de manglares permiten el desarrollo de un gran número de especies marinas.

   Los manglares constituyen la única vegetación terrestre que entra en contacto directo con el mar. Estos bosques desempeñan un gran papel en la protección de las costas bajas e incluso ganan terreno al mar.

   Cayo Campos tiene una extensión de 7,9 kilómetro cuadrado y está separado de cayo Rosario de 18 kilómetro cuadrado por dos importantes cayos: Ávalos y Cantiles.   

   Cayo Cantiles es uno de los más interesantes desde el punto de vista de la diversidad de su hábitat y composición de su herpetofauna.

   La formación geológica Cayos Campos-Rosario es una de las áreas protegidas recientemente. Ocupa una gran extensión y tiene la características de ser cayos de barrera (borde de la plataforma insular) y presenta el mayor sistema de dunas fósiles en areniscas sobre la que se asienta una flora abundante, rica en especies de la fauna, además tiene un sistema lagunar bien estructurado que le sirve de refugio a las aves, tanto migratorias como residentes.

Back to top