Lo último de Excelencias Cuba
Día del Turismo Cubano: ¡a celebrar!

Se espera activa temporada de huracanes

Con la llegada del mes de abril comienzan a publicarse algunos de los pronósticos de la próxima Temporada Ciclónica, o Temporada de Huracanes, como se le conoce en la mayor parte de la región del Caribe, la que comienza oficialmente el primero de junio y se extiende hasta el 30 de noviembre. A muchas personas esto puede ocasionarles gran preocupación, pero vean al final de este artículo por qué eso no debería ocurrir.

El pronóstico de Temporada de Huracanes, más relevante y conocido es el que realiza el Dr. Phil Klotzbach, como líder de un Proyecto de la Universidad Estatal de Colorado (CSU) en los EE.UU. El primer pronóstico, aunque temprano, se realiza en el mes de abril, y el se actualiza a principios de junio, una vez comenzada la temporada ciclónica, y en el mes de agosto, al comenzar la etapa más activa del período.

Para esta Temporada de Huracanes 2020, la CSU señala que será más activa que lo normal, con 16 tormentas tropicales, de las cuales 8 serían Huracanes, y de ellos 4 alcanzarían la categoría de Huracanes de Gran Intensidad.

Otra entidad, la AccuWeather, también de los EE.UU. emitió a principios de abril un pronóstico bastante similar, aunque lo que brinda son rangos para cada categoría. En este caso su pronóstico es de 14-18 Tormentas Tropicales, 7-9 Huracanes y de ellos 2-4 Huracanes de Gran intensidad.

Recordemos que una Temporada de Huracanes considerada “Normal” consta de 12 Tormentas Tropicales, 6 Huracanes, y de ellos, 3 de Gran Intensidad.

Existen muchas otras entidades científicas que en el mundo hacen el pronóstico de la Temporada de Huracanes del Atlántico, pero su emisión la realizan por lo general más tarde, durante el mes de mayo, y algunos, como la NOAA de los EE.UU. espera hasta la última semana de mayo, más próximo al inicio de la temporada.

Sin embargo, no hay que preocuparse tanto. Hay que tener en cuenta que estos pronósticos no pueden entenderse como los pronósticos que a plazos más cortos seguimos diariamente por la radio y la televisión. Los pronósticos de temporada de huracanes son realmente muy generales, y atienden a la cantidad de ciclones tropicales que se pueden generar en una vasta área oceánica. En los párrafos finales de este artículo les daré algunas consideraciones prácticas muy importantes con relación a cómo deben interpretarse estos pronósticos y verán que no es para tanto.

Cómo se hace un pronóstico de temporada de huracanes 

Los pronósticos de temporada de huracanes tienden a evaluar las condiciones oceánicas y atmosféricas que son propensas a la formación de ciclones tropicales en el Atlántico, y las relaciona por medio de ecuaciones estadísticas. 

Aunque hay diferencias notables entre uno y otro modelo matemático, las condiciones que usualmente se evalúan son fundamentalmente: 1) la presencia de “El Niño”, “La Niña”, o de condiciones “Neutras” de las anomalías de la temperatura superficial oceánica en el océano Pacífico oriental ecuatorial; 2) la temperatura superficial del mar en la zona de generación ciclónica del Atlántico, mar Caribe y golfo de México; 3) la etapa de mayor o menor actividad ciclónica del Atlántico, las que se alternan cada 25 a 30 años. Existen otros factores de menor importancia que también se toman en cuenta.

Las condiciones que se analizan son las que provocarán una mayor o menor actividad ciclónica, conociendo que para que un ciclón tropical se genere y desarrolle (cualquiera sea su clasificación: Depresión tropical, Tormenta tropical o Huracán), se requiere: 1) una columna vertical con poco cambio en los vientos, desde la superficie hasta los 12 – 16 kilómetros de altura; 2) una fuente energética, dada en este caso por el contenido calórico de la superficie marina hasta 10 metros por debajo de la superficie (temperatura de la superficie oceánica superior a 26.5 grados Celsius); 3) la fase en que se encuentra la actividad ciclónica general en el Atlántico; entre otras condiciones que aportan menos a la probabilidad de formación de ciclones tropicales.

Condiciones presentes actualmente

Hace ya unos meses que las aguas del Pacífico oriental ecuatorial se han caracterizado por encontrarse en una fase “Neutra”, con cierta tendencia al enfriamiento.

O sea, no está presente “El Niño”, que haría disminuir la actividad ciclónica por el incremento en los vientos superiores sobre el Atlántico Tropical; ni tampoco “La Niña”, con temperatura del agua superficial oceánica en el Pacífico oriental ecuatorial más fría de lo normal, lo que ocasionaría poco cambio entre los vientos superiores y los de superficie en el área tropical del Atlántico, favoreciendo así la formación de la columna rotatoria del ciclón tropical y la formación de ciclones tropicales. 

Una fase “Neutra” produce casi el mismo efecto, pero quizás con una ligera disminución, que la fase “La Niña”, por lo que también la hace favorable a la formación ciclónica, máxime si tiende al enfriamiento durante los próximos meses, como parece que ocurrirá, según los modelos. En la Figura 1) se observa el perfil de vientos desde la superficie hasta los 12 – 16 kilómetros de altura, que provocan las diferentes fases “El Niño”, “La Niña” y “Neutra”.

Figura1

Fig. 1.- Cuando está presente la fase “El Niño” se presentan grandes diferencias entre el viento superficial y el de las altas capas atmosféricas (10 – 12 km de altura), (traza azul) y es desfavorable a la actividad ciclónica.  Lo contrario ocurre en “La Niña” y algo similar a “La Niña”, pero menos marcado, en la fase “Neutra” (traza roja).

La siguiente Figura 2) muestra el resultado de diferentes modelos de pronóstico de “El Niño”, “La Niña”, “Neutra” publicado por El Instituto de Investigaciones Internacionales del clima y la Sociedad (IRI/CPC) para los meses venideros, entre ellos los de la Temporada de Huracanes.

Figura2

Fig. 2.- Se muestra que la mayoría de los modelos favorecen una fase “Neutra” para los meses de la Temporada de Huracanes, con una tendencia al enfriamiento, e incluso unos pocos modelos que pronostican una fase “La Niña”.                                                          
Otra condición favorable es que actualmente las aguas superficiales del océano Atlántico Tropical presentan en su mayor parte temperaturas más cálidas que lo normal, especialmente en la zona Sur, la comprendida por el golfo de México, el mar Caribe y la mayor parte del Atlántico Tropical al Oeste y cerca de África (Ver Fig. 3). 

En dichas áreas las temperaturas están, por lo general cálidas y también anormalmente cálidas en algunos lugares. Para aquilatar estos datos hay que recordar que es precisamente en esos lugares es donde suelen generarse los grandes huracanes en el Atlántico. Esto favorecería una Temporada de Huracanes más activa que lo normal.

Figura3

Fig. 3- Mapa con Anomalías de la Temperatura de la Superficie del Mar con referencia al período climático de 1981 – 2010.

Otro factor importante a tener presente es que el Atlántico ha estado en una etapa activa de ciclones tropicales desde 1995. Esto se corresponde con períodos alternos de actividad y poca actividad que se conocen desde hace unos 200 años y que se extienden, cada uno, por períodos de 20 a 30 años. Se considera que este período activo está todavía presente, y es otro factor favorable a tener en cuenta en la próxima temporada.

Consideraciones prácticas 

Las condiciones mencionadas anteriormente resultan favorables para una Temporada de Huracanes 2020 activa. Los números son dados por las diferentes ecuaciones que cada modelo emplea. Sin embargo, para comprender las limitaciones que tienen en la práctica los pronósticos de temporada debe considerarse, primeramente, que el área del Atlántico, mar Caribe y golfo de México es muy extensa. 

Con los pronósticos de temporada de Huracanes no se puede saber si un ciclón tropical pasará por el punto específico, precisamente donde Ud. se encuentre, con un plazo de tiempo tan largo. Hay que verlos como una tendencia general y nada más.

Por tanto, para Ud. que está en una ciudad del Caribe o de Norteamérica, una temporada activa, no quiere decir mucho, porque no le dice nunca que un huracán va a azotar a su ciudad. Y creo que esta es la gran limitación, la que se observa mejor si les traigo algunos ejemplos:

La temporada de 1995 fue la segunda más activa del siglo XX, con 19 Tormentas tropicales, 11 Huracanes y 5 Huracanes de Gran intensidad, pero ningún ciclón tropical   afectó ni se acercó a Cuba.
Lo mismo podría decirse de la temporada del pasado año 2019, pues fue muy activa, y junto a la de 1969, ha igualado la marca de cuarta temporada más activa en los registros desde 1851 a la fecha. 

Obsérvese que hubo en el 2019 un total de 18 Tormentas Tropicales, de ellas 6 Huracanes y 3 Huracanes de Gran Intensidad, pero ningún ciclón tropical afectó a Cuba ni a ninguna otra isla del Caribe o país de Centroamérica.  Sin embargo, un solo Huracán, Dorian, ocasionó 84 muertes e importantes daños materiales en Las Bahamas.

Veamos el caso contrario, el de una temporada poco activa. Si a uno le dicen que la próxima temporada de huracanes será poco activa, tenderá a despreocuparse. Sin embargo, miren lo que puede pasar, ilustrado con ejemplos reales.

La de 1930 fue sin duda una temporada muy poco activa. Hubo un sólo huracán en el mar Caribe. Pero fue un gran huracán categoría 5, el huracán de San Zenón, que destruyó a la ciudad de Santo Domingo en la República Dominicana, con miles de muertes (entre 2000 y 8000, según varios historiadores) y daños materiales por 50 millones USD (al valor corriente de 1930). Y fue un solo Huracán, el único de esa temporada en el Caribe. ¿Fue una temporada poco activa para la República Dominicana?

Y no es el único caso, recuerdo a “Andrews” en la poco activa temporada de 1992. En la misma hubo en el Atlántico sólo 4 huracanes, pero uno de ellos fue Andrew, que devastó el Sur de La Florida al cruzar esa península con Categoría 5. Ocasionó 42 muertes y daños multimillonarios, records para la época.

Esto simplemente quiere decir, que no importa que la temporada se presente activa, o que sea poco activa, ya que un solo Huracán puede ocasionar un gran desastre y, además, Ud. nunca sabe con tanto tiempo de antelación si un ciclón tropical va a afectar a su localidad. Por eso no importa si le dicen que va a ser activa, normal o poco activa, SIEMPRE HAY QUE ESTAR PREPADOS. Y cuando haya un huracán cercano, a un plazo de unos días de poder llegar a su localidad, entonces es el momento de estar bien informados a través de los medios, y además bien protegidos, siguiendo las orientaciones de las organizaciones de Protección Civil de cada país.

Back to top