A propósito de la medicina homeopática en Cuba

Alina Tiel
06 April 2020 7:06pm

De acuerdo con declaraciones de las autoridades sanitarias de Cuba, se comenzará a aplicar a personas sanas el medicamento homeopático PrevengHo-vir, como una medida de protección ante la enfermedad respiratoria COVID-19.

El doctor Francisco Durán, director a nivel nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública de Cuba (Minsap), dijo a la prensa que   "Se va a comenzar a aplicar un medicamento profiláctico en la población, sin necesidad de tener algún síntoma, que se llama PrevengHo-vir, que es un producto homeopático y que permite prevenir diferentes enfermedades como la influenza, enfermedades gripales, dengues, infecciones víricas emergentes o virales emergentes, como es precisamente esta".

La medicina homeopática

En el año 1796, el doctor alemán Samuel Hahnemann, curaba a los enfermos con medicamentos que él declaraba como “de origen natural”. Ante sus prácticas, y como ya se conoce a través de la historia en este tipo de descubrimientos, encontró muchos obstáculos, pues no encontraba la aprobación de sus colegas a pesar de que los pacientes acudían a sus consultas y las curaciones se sucedían una tras otra, se dice que de esta forma surgió la Medicina Homeopática.

La homeopatía es un sistema basado en el principio de similitud: Lo semejante cura lo semejante. Un remedio que en grandes dosis produce un determinado cuadro morboso, es capaz de curar esa misma patología cuando es administrado en diluciones muy pequeñas (los llamados remedios homeopáticos). Desde sus inicios sirvió para curar muchos trastornos de salud y epidemias que se dieron en esa época y en diferentes regiones del mundo.

Es una medicina que surgió en el primer mundo y que se sigue utilizando en todas las naciones cada día con más auge y se utiliza además en la veterinaria y en la flora, lo que comprueba que la homeopatía no es un placebo que influye en la siquis, sino en la parte biológica del organismo para obtener mejores resultados.

Los expertos en homeopatía defienden que para elaborar un medicamento de este tipo es necesario tener en cuenta tanto los síntomas característicos de la enfermedad como los particulares que presenta cada enfermo ante una misma patología, por lo que el primer paso que se debe tener en cuenta es la elaboración de una historia clínica detallada del paciente y la realización de todas las pruebas necesarias para un correcto diagnóstico de la enfermedad. El medicamento homeopático se utiliza tanto como tratamiento único como complementario con fármacos convencionales.

Cómo surgió la homeopatía en Cuba

En Cuba está extendida desde hace muchos años el uso de la medicina natural, en las últimas décadas existe más interés por este tipo de medicamentos, hay farmacias que venden esos productos, muchos médicos incluso, indican en sus consultas el consumo de estos, ya sea de origen floral, herbal u homeopático, por ejemplo, los conocidos AliviHo, PREVENGO, Drossera, Sambuco y otros.

El Dr. Jesús Ángel Quintero García, especialista en Medicina Natural Tradicional y Homeópata por más de 20 años, es uno de los expertos en esta temática de los que más promueven en Santiago de Cuba su uso y en declaraciones al periódico Sierra Maestra, explicó que “A Cuba llega en la segunda década del siglo XIX, alrededor de 1824, y muchos de los problemas de salud de la población fueron tratados por este tipo de medicina”.

“Los historiadores de esa etapa, incluyendo a Emilio Bacardí, en sus crónicas, reportaban cómo se trataban los pacientes y describen a dos figuras ilustres de la homeopatía: el sacerdote  Wenceslao Callejas y Asencio, que escribió dos libros de Medicina Homeopática en 1866 y 1868, y la otra personalidad fue José Joaquín Navarro del Villar el cual incorporó a esta materia unos medicamentos de origen cubano: Tarántula cubensis, extraído de la araña Tarántula y la Comocladia dentata. Ambos científicos con un gran reconocimiento a nivel latinoamericano y mundial.

“Para orgullo de esta ciudad, los dos médicos eran santiagueros, convirtiéndola en el centro de la homeopatía en Cuba y la región.

“Todo esto fue muy bueno y tuvo a muchos seguidores, aunque después por decreto del Gobierno español, una vez fallecidos estos hombres, mandaron a perseguir a aquellos que hacían homeopatía, debido a que los mambises y los pobres se trataban con esta medicina y no les convenía.

“Luego sucedió la guerra hispano-cubano-norteamericana y después vino la invasión de los laboratorios norteamericanos y con la muerte de sus figuras ilustres más las persecuciones a quienes la practicaban, se fue extinguiendo durante el siglo XX”, señaló.

No fue hasta la última década de ese propio siglo que nuevamente resurge en Cuba esta ciencia, cuando un grupo de compañeros, entre ellos el Dr. Quintero, comienzan a estudiar en ciudad de La Habana, la homeopatía con profesores internacionales.

En la actualidad, a diferencia de otros Estados del mundo, en Cuba esta medicina está reconocida por el Ministerio de Salud Pública, a través de la resolución ministerial 381, y constituye voluntad del gobierno cubano su total desarrollo recogido en el Lineamiento 198, donde expresa la necesidad de potenciar cada día más la medicina natural y tradicional.

Medicamentos homeopáticos nacidos en Cuba

Existen en el mundo más de 3 mil medicamentos homeopáticos y propios de Cuba alrededor de 20, entre estos la serie de AliviHo y los PREVENGO, elaborados en los laboratorios Finlay, LaBioFam y otros.

Las ventajas que acompañan a esta medicina son múltiples: no son tóxicas, carecen de contraindicaciones, pueden ser utilizadas en bebés, mujeres embarazadas, ancianos y enfermos de todo tipo, son compatibles con cualquier tratamiento a niveles más sutiles que el resto de los medicamentos y son terapias muy económicas, pues son de bajo costo.

La homeopatía ha ido tomando un resurgimiento para quedarse, hay confianza en la población, hoy, en las instituciones de Salud se indican su consumo y tiene toda la cientificidad probada con la materia medica de los medicamentos que salen del reino animal, vegetal y mineral.

“Son formulados adecuadamente, no empíricamente ni por cualquiera, sino que existe la guía para que los procedimientos se cumplan con las normas y calidad requerida y el pueblo adquiera el producto con la confianza necesaria de saber que está tomando una medicina que no es supresiva, que está al alcance de todos, es económica, que sirve para hacer bien y que tanto ha resuelto en 220 años en materia de salud en el mundo” explica el profesor Quintero. (Con informaciòn de medios)

Medicina homeopática en Cuba

 

Back to top