Lo último de Excelencias Cuba
Servicios al Arte: desde Holguín, para Cuba

Asociación de Empresarios Españoles en Cuba apuesta por ser referente en relaciones comerciales y tecnológicas

Redacción Exce…
17 November 2022 10:18pm
Asociación de Empresarios Españoles en Cuba apuesta por ser referente en relaciones comerciales y tecnológicas

La Asociación de Empresarios Españoles en Cuba (AEEC) inauguró una nueva sede en la capital de Cuba, acto que coincidió con la celebración de la 38 Feria Internacional de La Habana (Fihav 2022), la mayor bolsa comercial del país.

La Asociación, con unos 250 miembros en los sectores manufacturero, turístico, bancario, logístico, alimentario y comercial, lleva cerca de tres décadas operando en Cuba con el objetivo de promover las relaciones entre empresas de ambos países y apoyar a los empresarios españoles en su actividad en la Isla.

La inauguración de la sede estuvo presidida por el nuevo presidente de la AEEC, Joaquín Samperio Sañudo, y asistió el embajador de España en Cuba, Ángel Martín Peccis.

Asimismo, se ofreció una cena para los empresarios españoles en el hotel Meliá Habana, a la que asistieron autoridades de la Cámara de Comercio de la República de Cuba, miembros del cuerpo diplomático acreditado en el país, así como integrantes de la delegación consular, la agencia de cooperación y la oficina comercial.

Asociación de Empresarios Españoles en Cuba

 

 

España cuenta con una fuerte presencia en Fihav, como quedó demostrado en la inauguración de su pabellón en Expocuba, sede del evento, el lunes último.

El empresariado español confía y apuesta por expandir sus negocios en Cuba, dijo Ángel Martín Peccis, embajador de ese país europeo, quien recordó que su nación sostiene relaciones comerciales con la Mayor de las Antillas, y que por más de 30 años entidades de España apuestan por el desarrollo de su economía.

A continuación Excelencias ofrece los discursos íntegros pronunciados por el presidente de la AEEC, Joaquín Samperio Sañudo, en la inauguración de la nueva sede, y la mencionada cena.

Discurso de inauguración de la nueva sede de la Asociación de Empresarios Españoles en Cuba

Compañera viceministra 1ª del Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera Ana Teresa

Excmo. Sr. Embajador del reino de España, D. Angel Martin Peccis

Presidente de la Cámara de Comercio de Cuba, Antonio Carricarte

Estimados representantes de organismos cubanos y de nuestra sede diplomática

Estimados asociados y estimados amigos y amigas

Hoy es un día muy importante en la historia de la asociación de empresarios españoles en Cuba. Hace ya 28 años que un grupo de emprendedores pusieron en marcha esta asociación y hoy se cumple uno de los anhelos tan deseado como es el de contar con una sede moderna y funcional donde poder desarrollar nuestras actividades diarias.

Me gustaría agradeceros a todos vuestra asistencia en el día de hoy. Y, sobre todo, no sería justo si no reconociera aquí públicamente el trabajo desinteresado de tantos miembros de esta asociación que han formado parte de las diferentes juntas directivas a lo largo de estos 28 años, y que con su trabajo y tesón han hecho posible que hoy estemos aquí. Gracias amigos.

Por último, creo necesario recordar a los socios ya fallecidos que no pueden estar hoy con nosotros.

Atravesamos tiempos muy complicados en todos los aspectos. Tras una pandemia global que paralizó el mundo, Cuba sufre un bloqueo brutal como nunca se ha conocido. Unido a esto los accidentes como el hotel Saratoga o la base de tanqueros de Matanzas, y, por último, el reciente huracán Ian, han venido a golpear aún más los planes de desarrollo de este país.

Son momentos muy difíciles y son momentos en los que la unidad de todos es necesaria para contribuir al desarrollo y progreso de este país que nos acoge. Solo así seremos capaces de alcanzar todos nuestros objetivos tanto personales como empresariales.

Creo firmemente que la Asociación de Empresarios Españoles en Cuba debe de tener un gran protagonismo en todo este proceso. Y es debido a esto que hago un llamamiento a que seamos un referente principal en las relaciones comerciales y tecnológicas en Cuba.

Los empresarios españoles debemos seguir cooperando y trabajando en este país que nos acoge y permite nuestro desarrollo empresarial, ahora, por fin, contamos con un elemento más que nos puede ayudar en la consecución de nuestros objetivos como empresas. Esta sede nace con esa vocación y podemos utilizarla como escaparate y punto de encuentro en todas nuestras relaciones empresariales y comerciales

También toco a la puerta de las autoridadaes y gobierno de España para que nos ayuden en estos momentos tan delicados e implementen mecanismos económicos y consulares que nos permitan desarrollar nuestras empresas.

Por último, hago un llamamiento a las autoridades y gobierno de Cuba para que nos indiquen, ayuden y faciliten nuestro trabajo diario con el fin de contribuir objetivamente en los intereses y prioridades que requiere este país y que todas nuestras empresas necesitan en estos momentos tan difíciles que vivimos.

No me extiendo más. Hoy es un día de celebración y fiesta y deseo que todos los que os habéis acercado hasta aquí entréis y disfrutéis de esta sede que es vuestra casa. Muchas gracias.

Discurso en la Cena de Aniversario con miembros de la Asociación de Empresarios Españoles en Cuba

Estimada Vicepresidenta 1ª del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera Ana Teresa

Excma. Sra. Embajadora de la Unión Europea, Dª Isabel Brilhante Pedrosa

Excmo. Sr. Embajador de España en Cuba, D. Angel Martín Peccis

Estimado Presidente de la Cámara de Comercio de Cuba, Antonio Carricarte

Estimados representantes de organismos cubanos y de nuestra sede diplomática.

Queridos asociados y amigos. Buenas noches.

Tras tres largos años de ausencia, volvemos a reunirnos para disfrutar juntos nuevamente de una Cena de Aniversario, y festejar que llegamos a los 28 años de vida de nuestra Asociación. Asimismo, debemos de festejar también el haber superado una terrible pandemia mundial y el hecho de haber cumplido uno de nuestros grandes objetivos al inaugurar nuestra nueva sede social.

Como tal vez nunca antes, llegamos a este momento con enormes desafíos por delante. Dos largos y terribles años de una pandemia que paralizó al mundo, pusieron a prueba la capacidad de resistencia de nuestros países, empresas y familias. Junto con el drama humano por los millones de vidas que se perdieron, desaparecieron miles de empleos, las empresas se descapitalizaron, los negocios declinaron y se extendió la pobreza, en un mundo ya crecientemente desigual.

Para Cuba y nuestras empresas fueron años particularmente duros. El PIB del país cayó en casi un 11 % en el 2020, y apenas se recuperó en un 1.3% en el 2021. Las exportaciones cayeron un 20.5% en el año 2020, y otros 9.1% puntos adicionales en el 2021. Además, los ingresos generales derivados del Turismo y de otros sectores de la economía cubana se desplomaron drásticamente en esos mismos años.

A los estragos inducidos por la pandemia, se sumaron los incalculables daños causados por la persistencia y recrudecimiento del ya mayor y más largo bloqueo económico que recuerde la historia de la humanidad. El cambio de administración en los Estados Unidos no se tradujo en una eliminación del cerco económico impuesto al país, y sólo gracias al talento y denodado esfuerzo de un grupo de científicos y médicos cubanos, Cuba pudo crear sus propias vacunas contra el COVID 19 y salvar así a su pueblo, de lo que pudo haber sido una tragedia humana de enormes proporciones.

En este contexto, nuestras empresas en Cuba han debido enfrentar crecientes retos y dificultades. Por una parte, un grupo importante de empresarios ha padecido un nivel de impagos que en ocasiones ha llegado a situaciones límite para el manejo de su tesorería. Por otro lado, las restricciones para mover los fondos propios en divisas en cuentas bancarias del país, han afectado nuestra cadena de suministros y el cumplimiento de nuestras propias obligaciones con proveedores. A nivel logístico, y no menos importante, la imposibilidad de renovar un parque vehicular envejecido y en mal estado ha lastrado nuestra capacidad de bridar servicios de postventa y asesoría a nuestros clientes, además de elevar nuestros costos de operación en el país.

Esta difícil situación se ha visto agravada por el sostenido esfuerzo desplegado por el Gobierno de EEUU para imponer el bloqueo con toda su crudeza. La entrada en vigor de los Títulos 3 y 4 de la Helms Burton ha puesto en jaque a una buena parte de las grandes compañías españolas implantadas en Cuba, al tiempo que se ha desatado una creciente hostilidad hacia las pequeñas y medianas empresas que operamos en la Isla. Muchos de los aquí presentes hemos sido objeto de fuertes presiones en los últimos años. Desde el envío de cartas de apercibimiento por sostener relaciones con entidades cubanas, el cierre de cuentas en Bancos internacionales, el bloqueo de operaciones de cobros y pagos, la prohibición de acceder a determinadas tecnologías, hasta la restricción del acceso al crédito.

A pesar de todas estas dificultades y obstáculos nuestras empresas continúan comprometidas y apostando por Cuba. Nuestros productos y servicios, así como nuestras inversiones, son fundamentales en el desarrollo del sector agrícola, industrial y de servicios y turismo de este país. España es el tercer socio comercial de Cuba. La mayoría de las empresas y sucursales acreditadas en el Ministerio de Comercio Exterior son españolas y nuestras cadenas hoteleras gestionan el mayor número de las habitaciones disponibles del país.

Por este irrevocable compromiso con Cuba seguiremos insistiendo con las autoridades del país en la búsqueda de soluciones creativas para los problemas que nos aquejan y limitan nuestro potencial de crecimiento y aporte a la economía. Con absoluto respeto y lealtad a las instituciones del país con las que nos relacionamos, abordaremos con franqueza los temas que nos preocupan y que van desde la liberación de los fondos en el Banco Financiero Internacional, la solución a los impagos, la respuesta más ágil en la aprobación de proyectos de inversión, tanto al amparo de la Ley de Desarrollo de Mariel como de la Ley de Inversión Extranjera, hasta la búsqueda de una solución al urgente tema de la importación de vehículos para desarrollar nuestras actividades.

Antes de concluir, es inevitable hacer un breve balance sobre las tareas que ha desarrollado la AEEC en estos últimos años y sobre los retos futuros.

A pesar de las dificultades de estos años la Asociación no ha dejado de trabajar en función de la consolidación de los lazos entre nuestros miembros, las instituciones y autoridades cubanas, y nuestros propios representantes diplomáticos. Hoy contamos con la cifra de 250 miembros y 233 empresas asociadas, que han podido beneficiarse del apoyo de la Asociación para diversas gestiones consulares, acuerdos con entidades como el Colegio Español, Líneas Aéreas, Cadenas Hoteleras o el Club Habana, así como de un flujo de información sobre nuevas leyes y normativas que inciden sobre nuestras actividades. De igual forma, se han propiciado encuentros sobre temas relevantes de la realidad cubana, así como apoyado diferentes eventos sociales y culturales auspiciados por nuestra Embajada.

Un hito importante de nuestra vida asociativa acaba de hacerse realidad, con la inauguración en el día de ayer de nuestra nueva sede. La materialización de este viejo anhelo nos permite ofrecer una imagen institucional totalmente renovada, con locales amplios y profesionales, diseñados para ponerlos al servicio de las empresas españolas y nuestros socios comerciales cubanos, promocionar los productos de nuestros  miembros, celebrar eventos de carácter social y cultural, programar cursos, exposiciones, talleres de formación, recibir a delegaciones, y fomentar todo tipo de intercambios que impulsen la inversión y el desarrollo de nuestras empresas y de Cuba.

En primer lugar es justo señalar que hoy contamos con esta nueva sede gracias, en primer lugar, al apoyo de la Cámara de Comercio de Cuba, el MINCEX y la empresa Palco, instituciones todas que compartieron tempranamente junto con nosotros una visión de futuro sobre el valor y la importancia estratégica de la AEEC, y que siguen acompañándonos cada día en las batallas que libramos por llevar adelante nuestros negocios.

En segundo lugar, pero igualmente decisivo para la materialización de este sueño, hay que destacar el aporte de 66 empresas asociadas que donaron importantes recursos monetarios y de suministros para la construcción y equipamiento de la sede. En este sentido, hoy sentimos un gran orgullo por esta hermosa obra colectiva. Para todos los que lo hicieron posible, nuestro eterno agradecimiento.

Hace 28 años unos visionarios empresarios españoles decidieron crear una Asociación para fomentar las relaciones comerciales entre Cuba y España. Aquel sueño se hizo realidad al quedar legalmente constituida en el Ministerio de Justicia el 28 de septiembre de 1994. Desde entonces muchos de estos fundadores continúan aportando y trabajando cada día, con esfuerzo y tenacidad, para seguir fortaleciendo la presencia del empresariado español en Cuba. Para ellos y para las nuevas hornadas de jóvenes emprendedores que se suman a esta obra colectiva, nuestro más sincero reconocimiento.

Queridos amigos, celebramos también nuestro 28 Aniversario con el dolor compartido del pueblo cubano por las miles de familias de Pinar del Rio, que perdieron su hogar o su fuente de sustento por el poderoso huracán que asolara el Occidente hace algunas semanas. Pero la voluntad de hierro de este pueblo de levantarse una y otra vez ante cada golpe, nos contagia también de esperanza y nos indica el camino a seguir.

Los empresarios españoles, representados en esta Asociación, continuaremos batallando al lado del pueblo cubano, codo a codo con sus instituciones y su gente, sin perder el derecho a soñar con un mundo mejor, sin bloqueos ni injerencias externas, y donde podamos construir en paz la sociedad que todos anhelamos.

Muchas Gracias y Feliz Aniversario.

Buenas noches.

Back to top