Lo último de Excelencias Cuba
Servicios al Arte: desde Holguín, para Cuba

“Continúa la ola de calor en Europa”

“Continúa la ola de calor en Europa”

La semana pasada les contaba sobre la ola de calor que se abalanzaba sobre Europa occidental, y también les contaba que lo que la producía era el aire muy cálido y seco proveniente del Sáhara. Todo eso es ya realidad, e incluso incrementada por los acontecimientos. Por ello, me ha parecido bien volver sobre el tema de una manera informativa, para observar cuáles han sido sus efectos y, por ende, la seriedad de un fenómeno de esta índole.

Y hay que decir que sus efectos han sido bastante nocivos y lamentables. Cientos de personas han perdido la vida. Solo en España, el número de muertes entre el 10 y el 16 de julio, se contabilizaba en 510, con la cifra diaria más elevada el pasado sábado 9 en que murieron 150, debido a la actual ola de calor, según datos del Instituto de Salud Carlos III. Las temperaturas llegaron a valores cercanos a los 44 y 45 grados centígrados, en algunos municipios, como en los valles del Tajo, Guadiana y Guadalquivir; los 42ºC en el valle del Miño y los 41ºC en el valle del Ebro y en la zona centro.

Aviso con alerta del calor extremo en el Reino Unido, donde se aconseja que se viaje si es algo esencial.
Aviso con alerta del calor extremo en el Reino Unido, donde se aconseja que se viaje si es algo esencial.

 

Ayer martes 19 de julio, el Reino Unido, país situado mucho más al Norte, vivió la temperatura más alta de su historia conocida, desde que comenzó a medir la temperatura sistemáticamente en el año 1659, y ayer también, por primera vez, se emitió una Alerta Roja por la ola de calor. La nueva marca fue de 40,2° grados centígrados a las 12:50 hora local en el aeropuerto de Heathrow, y se espera que la temperatura siga subiendo. La noche anterior también había sido la más cálida nunca antes registrada en Inglaterra, con temperaturas de 25ºC, registradas por primera vez en la historia durante la noche del lunes al martes. Esta isla británica está acostumbrada especialmente a un clima suave y a la lluvia, por lo que esta ola de calor es verdaderamente un evento sin precedentes.

Se observa en color rojo la “lengua” de aire muy cálido sobre Europa occidental y el Reino Unido.
Se observa en color rojo la “lengua” de aire muy cálido sobre Europa occidental y el Reino Unido.

 

La actual ola de calor no se ha circunscrito a España e Inglaterra. Desde el martes, las temperaturas se han disparado a 47°C en Portugal. El País de Gales, en el Reino Unido, alcanzó también la temperatura más alta de su historia de 37.1 grados Celsius, y partes de Francia registraron ahora temperaturas de hasta 42,6 grados.

El calor extremo también ha provocado devastadores incendios forestales en el suroeste del continente. Un aire muy seco y muy cálido, es un factor esencial para que en la hojarasca seca de los bosques se produzca una ignición espontánea y comiencen así los incendios forestales, ante el avance de los cuales miles de personas han tenido que ser evacuadas.

Devastadores incendios forestales ocasionados en Europa por la Ola de Calor.
Devastadores incendios forestales ocasionados en Europa por la ola de calor.

 

El incremento en la temperatura debido al calentamiento global incentiva el que se produzcan más olas de calor. Recientemente, el pasado mayo, Francia tuvo el mes más cálido registrado, con máximos históricos en algunas ciudades. El pasado mes de junio, ese país volvió a sufrir una ola de calor que también afectó a España, Italia y otros países. Luego, en este mes de julio, Polonia y otras partes de Europa del Este sufrieron un severo aumento de la temperatura. Ahora le ha tocado el turno a buena parte de Europa nuevamente. Es la tercera ola de calor en lo que va de este año, y todavía es temprano como para asegurar que no vengan otras detrás.

Un estudio reciente en coautoría de Kai Kornhuber, investigador adjunto del Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty de la Escuela del Clima de Columbia, ha hecho notar que las olas de calor son cada vez más comunes en Europa. Los resultados fueron publicados en la revista Nature, y lo relaciona con cambios en la circulación atmosférica, especialmente en la llamada Corriente en Chorro. 

Los especialistas del tema también han afirmado que las olas de calor en Europa han mostrado la tendencia a aumentar en frecuencia e intensidad a un ritmo más rápido que en casi cualquier otra parte del planeta, incluido el oeste de los Estados Unidos, también un lugar muy cálido. Expresaron que el calentamiento global juega un papel, al igual que las olas de calor en todo el mundo, porque las temperaturas promedian alrededor de 1,1 grados Celsius más altas que a fines del siglo XIX. 

Back to top