Lo último de Excelencias Cuba
Feria Leisure y el mercado ruso a Cuba

En Blanco y Negro: INGLESAS CON RUEDAS EN CUBA

Rolando Pujol
24 June 2020 6:44pm

La primera motocicleta llega a Cuba a finales del siglo XIX. Era algo más que una bicicleta con un motorcito que apenas alcanzaba los 20 Km por hora de velocidad. Entrado el siglo XX, ya todo era diferente. Varios modelos con una notable mejora tecnológica, comienzan a venderse exitosamente en la isla, imponiéndose como un medio de transporte versátil, por el cual muchos cubanos sentían, y aún sienten, especial veneración.

Aquí han sobrevivido hasta hoy un grupo de motos inglesas que son verdaderas reliquias, casi todas de las décadas del cuarenta y sesenta del siglo pasado, ruedan por las calles cubanas exhibiendo desde sus detalles propios de fabricación, hasta las más estrafalarias decoraciones.

Motos Inglesas (12)
BSA de David Ravelo
Motos Inglesas (11)
Triumph de William

Forman una cofradía dentro del Club de Autos clásicos “A lo Cubano”, y se reúnen con frecuencia en el Parqueo del Cabaret Tropicana o en la “Piragua”, cerca del Monumento al Maine en La Habana.

En la década del treinta del siglo XX y con posteridad a la Segunda Guerra Mundial, se afianzan las motos inglesas en Cuba, donde muchos sentían preferencia por ellas, fieles exponente de toda la experiencia tecnológica de la nación cuna de la Revolución Industrial, donde la calidad se estableció como un sello de distinción de los productos automotores británicos.

La mayoría de los actuales propietarios de las Norton, Triumph y BSA, modelos que más abundan en el país, son “gentlemen tropicales” que pasan de los cuarenta años de edad. Algunos son hijos de los dueños originales que crecieron viendo a sus padres “mecaniqueando” las inmortales máquinas, como el Corso de Madruga dueño de un BSA, y de quienes depende ahora, que las “inglesas con ruedas” sigan transitando por las calles y carreteras cubanas.

Motos Inglesas (19)
BSA del Corso (primera moto en la imagen)

Breve historia de estos clásicos

Después de la Primera Guerra Mundial las motos de fabricación inglesa comienzan a llamar la atención entre los “adictos” a ese medio de transporte. Los británicos, adjudicaban la paternidad del llamativo vehículo a su coterráneo Edouard Butter, en detrimento de los alemanes Maybach y Daimler, de quienes hay un mayor consenso en cuanto a ser los inventores.

Sean unos u otros los creadores primigenios de este vehículo, lo cierto es que produjeron cientos de miles de motos para sus tropas en los campos de batalla durante la Gran Guerra que, en diferentes variantes de diseño, tenían una sobresaliente dureza y versatilidad.

Norton, Triumph y BSA se van estableciendo como marcas líderes en el mercado inglés, sobre todo por ser fuertes, ligeras y con bajo consumo de combustible, en relación a la velocidad que pueden alcanzar y el kilometraje por litro.

En esta etapa, las motos inglesas fueron muy apreciadas por los militares de todos los ejércitos en contienda, hasta el punto que su estilo de diseño “clásico” influyó notablemente en los fabricantes de motos de la post guerra en todo el mundo.

El estilo “custom”, que se fue imponiendo en los Estados Unidos, tuvo que ver con las preferencias de los soldados norteamericanos, que en el frente de guerra europeo utilizaron ampliamente las versátiles y ligeras motos británicas y que al retornar a su país, sin otra cosa que hacer que rodar libremente por las extensas carreteras que les dejó el New Deal, formando inquietantes bandas de motociclistas, comenzaron a personalizar y aligerar a las robustas motos norteamericanas Harleys e Indians, de tal manera que crearon todo un movimiento que ha perdurado hasta hoy como un estilo de vida sobre dos ruedas.

Motos Inglesas (15)

 

Motos Inglesas (8)
Norton de Modesto Camejo

Fotos Rolando Pujol. Tomadas antes de la pandemia de la Covid-19.

Lea también: La moto rata, un sueño

                      Triumph Uno De Los Íconos Ingleses De Dos Ruedas

Back to top