Lo último de Excelencias Cuba
Y detrás de una gran Mujer… un hombre

Después de la guerra, llegaron los payasos

Rolando Pujol
30 November 2020 12:50pm

El Museo de Artes Decorativas de La Habana, Cuba, atesora entre sus colecciones de vidrios unas gráciles figurita de cristal de Murano. Su historia data de la Segunda Guerra Mundial, y aunque no revelamos aquí, cómo llegaron a Cuba, lo cierto es que contemplarlas hace que escape el niño que llevamos dentro.

Payasos de cristal de Murano (4)

Murano, es una isla que se encuentra en la Laguna Véneta, al noreste de Italia, aproximadamente a un kilómetro de la ciudad de Venecia. Desde hace siglos es famosa por su artesanía del vidrio, particularmente por la manufactura de lámparas, vasos, copas y adornos. Alberga a unos 6 mil habitantes, casi todos consagrados a la fabricación y comercio, de bellas y elegantes piezas de cristal.

Gracias a su artesanía, la isla es visitada cada año por miles de turistas, que aprecian y compran las finas creaciones de vidrio muranés, con el cual no son comparables ninguna de sus imitaciones.

Producto de la pandemia, Murano se encuentra afectada, también, por la crisis mundial que ha provocado la caída del turismo, durante todo el 2020. Sin embargo, no es la primera vez que esto sucede, pues hace 75 años, los artesanos de la isla fueron golpeados, por otro desastre global: la Segunda Guerra Mundial.

Italia, país arrastrado por Mussolini, a la contienda del lado del Eje nazi-fascista, quedó sumida en una profunda crisis económica, al finalizar la guerra en 1945. Murano perdió el mercado, la prioridad entonces era sobrevivir al hambre provocada por la escasez de alimentos y la inflación monetaria que hacía que un pan pudiera costar cualquier cantidad de liras.

Recuperar el negocio y dejar atrás tanta tristeza, fue el emprendimiento de la postguerra en la villa italiana. Fue entonces que los artesanos decidieron producir figuritas y adornos de vidrio asequibles a todo el mundo y que también constituyesen un aliento a la vida y a la realización de los sueños postergados. Así fue como cobraron vida los payasos de cristal.

Payasos de cristal de Murano (5)

Las simpáticas figuritas, comenzaron a ser sopladas por los artesanos muranenses, convirtiéndose en poco tiempo, en los objetos más demandados por los peregrinos que visitaban la isla.

Payasos de cristal de Murano (6)

Seis de los muchos y simpáticos payasitos creados desde entonces, con sus vibrantes colores y sus graciosas expresiones, se conservan hoy entre las piezas de cristal y vidrio, que atesora ese visitado de la capital cubana.

 

 

 

 

 

Back to top